Misterio Viajes

13 Jardines Secretos en Madrid

9 febrero, 2017

Todos hemos oído hablar de los parques más impresionantes de Madrid: El famoso Retiro, El fotogénico Campo del Moro o la verde Casa de Campo, pero hoy queremos enfocarnos en los lugares menos explorados, aquellos que van surgiendo a nuestro paso entre las enmarañadas callejuelas y patios de la ciudad, donde se esconden multitud de rincones verdes (y ¡monumentales!) poco conocidos por los turistas, que nos ofrecen un verdadero oasis de tranquilidad, como si nos alejáramos del bullicio de la gran ciudad.

1. Quinta de los Molinos

Quinta de los molinos madrid

El parque Quinta de los Molinos debe su nombre precisamente a dos molinos traídos de Estados Unidos en 1920, para extraer agua de regadío. Este parque ubicado al final de la madrileña calle de Alcalá es uno de los lugares más recomendables para visitar en primavera, ya que es el momento en el que sus mil quinientos almendros florecen, dejando una estampa mágica de parque “nevado”.

 

2. Parque de El Capricho

el capricho madrid

El Capricho de la Alameda de Osuna es uno de los espacios verdes que conforman el patrimonio artístico-natural de Madrid. Se trata de uno de los parques más bellos de la ciudad y, paradójicamente, es todavía un gran desconocido para algunos madrileños. Este jardín nace sobre 1784 cuando los Duques de Osuna, una de las familias más ilustradas y poderosas del momento, adquieren esta finca para dar rienda suelta a sus inquietudes artísticas y para alejarse de la gran ciudad. Fue la duquesa, doña María Josefa de la Soledad Alonso Pimentel, la principal impulsora de este parque. Considerada como la mujer más inteligente de la época y protectora de artistas, toreros e intelectuales, creó en la finca un auténtico paraíso artístico-natural frecuentado por las personalidades más ilustres de la época y en el que trabajaron los artistas, jardineros y escenógrafos con más prestigio del momento.

 

3. Jardín del Príncipe de Anglona

principe de anglona

El Jardín del Príncipe de Anglona se encuentra en una esquina de la Plaza de la Paja, en pleno Madrid de los Austrias. Este jardín nobiliario del siglo XVIII de unos 500 m², fue diseñado por Nicolás Chalmandrier como zona de recreo del Palacio del Príncipe de Anglona. Consta de tres partes. Una central donde convergen varios caminos con una pequeña fuente, un paseo con una pérgola y un cenador de hierro.

4. Jardines del Museo del Romanticismo

Dentro de este museo (imprescindible para profundizar en la vida cotidiana y las costumbres de la alta burguesía española durante el Romanticismo) hay un pequeño salón de te, en armonía con la vertiente romántica del museo, con una fuente de época, donde sentarse a desayunar o merendar rodeados de abundante vegetación de hoja perenne.

5. Jardines del Museo Sorolla

jardines museo sorolla

Pocos lo saben, pero el propio Joaquín Sorolla diseñó y dirigió la plantación de los jardines de su casa, de inspiración andaluza. El museo sobre el genial pintor conserva numerosos dibujos que recogen sus ideas para los distintos elementos que lo configuran. Está dividido en tres espacios, diferenciados por escalones y columnas.

Sorolla trazó el primer jardín inspirándose en el Jardín de Troya o del Laberinto de los Reales Alcázares de Sevilla, el segundo, está inspirado en el Jardín de la Ría del Generalife, acentúa su carácter granadino con los arrayanes traídos de la Alhambra y el pilar comprado por el pintor en Granada y el tercero, introduce dos elementos dispares enfrentados: una pérgola de origen italiano y una alberca sevillana, con unas figuras alegóricas, como La fuente de las confidencias de Francisco Marco Díaz Pintado.

6. Cementerio de San Sebastian

El cementerio de San Sebastian, pertenecía  la iglesia de mismo nombre. En él fueron enterradas personalidades como Lope de Vega y Ramón de la Cruz  y aunque hoy en día no contiene ninguna lápida, se puede respirar en el aire lo que un día fue, pues todavía el solar se encuentra rodeado de cipreses y olivos. En su lugar se encuentra una famosa floristería de Madrid, mencionada por Perez Galdós en su novela Misericordia, lugar de interés turístico, y uno de los locales culturales más activos en el barrio de las letras.

7. Huerto de las Monjas

El Huerto de las Monjas tiene su acceso en el número 7 de la calle de Sacramento, después de atravesar un pasaje bajo de edificios modernos. Este rincón, seguramente destinado por las monjas al cultivo de las hortalizas del Convento del Sacramento que se ubicaba aquí en aquella época, nos transporta sin duda a la atmósfera del Madrid enclaustrado del Siglo de Oro.

8. Claustro del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

El Jardín del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía fue durante mucho tiempo el patio del Hospital de San Carlos. Construido por Sabatini en el siglo XVI, hoy se ha convertido en un verdadero oasis en el corazón de la ciudad: aislando del ruido del tráfico, rodeado de obras de arte, poblado por frondosos árboles y bañado por el rumor de sus fuentes, resulta complicado pensar que hasta el siglo XIX era el lugar de paseo de los enfermos. Se cuenta que por las noches, si uno presta atención, se pueden ver a los fantasmas de las monjas que cuidaban el hospital deambulando por las galerías del museo.

9. Jardín del Palacio de Linares

El jardín del Palacio de Linares se encuentra en el edificio de mismo nombre, actual sede de la Casa de América. En este pequeño jardín se puede disfrutar de la sombra de sus frondosos árboles en los bancos de que dispone y disfrutar de la arquitectura y el misterio de este palacio que fue construido en 1893 por encargo del marqués. Visitar la terraza de la cafetería del museo o alguna de las exposiciones son las dos maneras de acceder a este rincón privilegiado en pleno centro de Madrid donde podremos descansar bajo magnolios o acacias de Japón.

10.Finca de Vista Alegre

La Finca de Vista Alegre fue construida en Carabanchel durante el reinado de Fernando VII. Fue diseñada al estilo de los jardines románticos, hasta convertirse con el paso de los años en un lugar envejecido, aunque todavía se conservan algunos cedros, eucaliptos, alguna que otra columna y las gradas de un antiguo campo de fútbol, aunque parece que el Ayuntamiento de Madrid está pensando en restaurarlo.

11. Casino de la Reina

El Casino de la Reina es un jardín situado entre la Ronda de Toledo y la calle del Casino. Fue un jardín muy importante para usos recreativos de la realeza, hasta el siglo XIX, cuando Isabel II lo cedió al Estado. Todavía se puede descansar bajo la sombra de algunas acacias y almeces originarios, como hacen los vecinos del barrio de Embajadores.

 

12. El Almendro

El solar que ocupan los números 15 y 17 de la calle del Almendro, deja ver los restos de la antigua muralla medieval de Madrid, donde antes se ubicaba un gran almendro. En la actualidad, esté rincón del Barrio de la Latina se ha convertido en un lugar ideal para tomar unas tapas.

 

 

13. Olivar de Chamartín

El Olivar de Chamartín es un parque de 23.000 metros cuadrados de olivos, donde pueden contemplarse 150 ejemplares centenarios, rodeados por altos edificios en el corazón de Madrid. Se trata, pues, de un reducto paisajístico, inspirado en los cultivos mixtos de olivos y viña propios comunes en la Mancha, en el que además se puede disfrutar de una gran variedad de especies vegetales como madroños, albaricoqueros o membrillos. Una curiosidad es que en este lugar acampó Napoleón con intención de conquistar Madrid y donde después se reunirían intelectuales de la talla de Ramón Menéndez Pidal, José Castillejo o Dámaso Alonso.

En la actualidad, la finca se encuentra divida en dos partes. Una alberga la casa de Menéndez Pidal, que en la actualidad es la sede de la fundación creada en su honor y la otra pertenece a la Fundación Olivar de Castillejo, a la que sólo se puede acceder durante eventos programados.

 

 

Si quieres conocer más secretos de Madrid, échale un vistazo a estos planes alternativos para disfrutar de la capital que te contábamos hace unos meses.

Seguro que también te gustan…

Sin comentarios.

Deja un comentario