Itinerarios y rutas Viajes

Los rincones secretos más románticos de París

8 febrero, 2016

Por algo París es una de las ciudades más visitadas del mundo: Sus calles están envueltas de un encanto especial y sus famosos monumentos son espectaculares, pero aunque ya hayamos estado antes, cada vez que la recorramos encontraremos algo nuevo. Te retamos a explorar algunos de los rincones secretos más románticos de la Ciudad de la Luz en tu próxima visita, un destino perfecto ya sea para celebrar San Valentín o para hacer una escapadita de fin de semana. 

Jardín Japonés dentro del Museo Guimet

20449050458_db1d3719ac_z

Como no podía ser de otro modo, el Museo Nacional de Artes Asiáticas, más conocido como Museo Guimet, esconde un pequeño jardín japonés con acceso gratuito (cuando no hay exposiciones temporales en el museo) donde relajarse del ajetreo de la ciudad y disfrutar de un momento zen. Entre las obras que se exponen en el museo se pueden encontrar pinturas, esculturas, arte tradicional… provenientes de más de 15 países de Asia.

Museo del Erotismo

2003118158_562a0c4a91_o

El Museo del Erotismo de París  está ubicado en el número 72 del Boulevard de Clichy, en Pigalle, muy cerca del célebre cabaret Moulin Rouge. Este museo alberga una exposición permamente cuyas obras explican la evolución de la representación sexual y del cuerpo femenino en todas las épocas y diferentes países.

La vista desde la Rue Lafitte con el Boulevard Haussman

Paris13avril10

Si cruzamos la esquina del número 5 de la calle Laffite y miramos hacia el frente nada más cruzar, tendremos delante de nuestros ojos una de las vistas más sorprendentes de París: La famosa basílica de Sacré Coeur de Montmartre, parece estar colgada sobre la iglesia de Notre-Dame de Lorette, aunque en realidad están bastante distantes. No olvides hacer una buena foto, ¡será un recuerdo único!

George’s, el restaurante del Centro Pompidou

13171da55a117de3be2ffb94dc19a638f00dd39f
En el corazón de París, en el céntrico barrio de Les Halles, se sitúa el curioso Museo Nacional de Arte Moderno, también conocido como el Centro Georges PompidouEn la parte superior de este museo encontramos uno de los rincones más bonitos de la capital francesa: el Restaurante George’s y su inmensa terraza panorámica de cristal, el lugar perfecto para cenar mientras vemos la puesta de sol sobre la Torre Eiffel.

El Muro de los Te Quiero

15477572976_0a4f4b38a3_o

Este monumento insólito dedicado al amor está erigido en una plazoleta de la place des Abbesses, sobre la colina de Montmartre. “Le mur des je t’aime” es una obra de Frédéric Baron y Claire Kito y está compuesto por 612 azulejos de lava esmaltada, sobre los cuales destacan 311 te quiero en 250 idiomas y los trozos de un corazón roto, símbolo de una humanidad que se desgarra y que el muro trata de reunir.

Un pueblo dentro de la ciudad en el Boulevar Arago

3659394586_37510afea1_b

El Barrio XIII de París no es solamente el barrio asiático, también guarda algunos rincones más ocultos, como la pequeña colonia de artistas que se construyó para la Exposición Universal de París en 1878 a lo largo del boulevard Arago. Estos talleres fueron utilizados por artistas del renombre de Gaugin o Modigliani y hoy en día siguen en funcionamiento, aunque son privados, siempre podemos probar suerte y llamar a alguna puerta para que alguno de los inquilinos nos muestre este escondite con tanto arte.

La calle más estrecha de París

5118250811_3cbe24a033_b

Siguiendo con las calles peculiares, no podemos olvidar la Rue du Chat qui Pêche (“calle del Gato que Pesca”), la más estrecha* del centro de París, con 1,8 metros de anchura. Construida en el siglo XV, cuenta la leyenda que aquí vivía Dom Perlet, un alquimista, con su querido gato negro, el cual solía cazar peces en el Sena. Tres estudiantes mataron al gato en un acto de gamberrismo y lo arrojaron al río. Desde entonces, no se volvió a ver a Dom Perlet, hasta que días más tarde, apareció junto al gato pescando en el río. (No olvides buscar la placa en la pared del gato con la caña de pescar, que recuerda la curiosa leyenda.)

*Tip de viajero: Hay otra calle en París todavía más estrecha, el problema es que queda muy lejos del centro: Sentier des Merisiers, situada entre los barrios XII y XX, y en su zona más estrecha tiene un poco menos de 1 metro de ancho.

 Joséphine Caves Parisiennes

JOSEPHINE_120113_WEB_011

 Joséphine Caves Parisiennes es un bar de vinos, whisky y cócteles situado en Belleville (Rue Moret, 27). Lo que más llama la atención de este local es su decoración vanguardista con toques de los años 40 y la música que lo ambienta, ya que podemos escuchar desde reggae, hasta rock clásico pasando por música electrónica y jazz. Además de bebidas (recomendamos probar el Joséphine, el cóctel de la casa), también se sirven aperitivos.

Estudio fotográfico Harcourt

4667185262_1f22ffb60c_z

El estudio fotográfico Harcourt (Rue Jean Goujon, 10) ha retratado desde 1934  a cientos de escritores, pintores, cantantes, deportistas o actores de la talla de Marlène Dietrich, Salvador Dalí, Brigitte Bardot… y todavía sigue en funcionamiento. Además de una visita a la exposición y de una sesión fotográfica, es posible realizar otras actividades relacionadas con la fotografía.

Viña de Montmartre

8189211422_3044dbf129_z

La Viña de Montmartre (Clos-Montmartre) se halla en la parte norte de la famosa colina (Rue Saint-Vincent 15-31) y es la única viña de París, surgida de una iniciativa de los vecinos en 1933 para evitar que este antiguo descampado fuese urbanizado. El primer domingo de octubre se celebra la Fiesta de las Vendimias y a pesar de su escaso tamaño, permite conseguir cada año unas 700 botellas de vino, que aunque no es especialmente bueno (según el dicho “Quién bebe una pinta, mea cuatro“), ya forma parte de la cultura bohemia de la ciudad.

Bois de Boulogne

4956735759_bd4f8fd308_z

El Bosque de Boulogne es un enorme parque que se encuentra en el límite oeste del XVI distrito o arrondissement de París, con una superficie dos veces y media más grande que Central Park de Nueva York. Ofrece un entorno natural idílico muy cuidado y poco conocido por los viajeros, aunque es uno de los espacios más disfrutados por los parisinos, pues este antiguo lugar de caza de la realeza ofrece un respiro del ajetreo de la ciudad, entre sus caminos boscosos, donde se puede hacer un picnic o dar un paseo en barca en el estanque del parque, aunque no es muy recomendable visitarlo por la noche.

Restaurante Très Particulier

2909895783_a3194fd24e_z
Situado en el Hotel Particulier Montmartre (Avenue Junot, 23), este restaurante es considerado una joya escondida en el barrio más artístico de París. No es un lugar barato y es obligatorio que reservar, pero merece la pena vivir la experiencia: Mesas exclusivas en un exuberante y tranquilo jardín del siglo XIX para una cena gourmet y un cóctel como broche a la jornada. Ideal para una ocasión especial.

Shakespeare & Co.

Shakespeare&co, un lugar frecuentado ya en los años 20 por los escritores americanos de la Generación Perdida, como Ernest Hemingway o Francis Scott Fitzgerald y que ha aparecido en varias películas (Medianoche en París) y que un siglo después sigue levantando pasiones entre quienes lo visitan.

Extra: Bailar en el Muelle de St. Bernard

P1090060 France, Paris, la Seine et le quai Saint-Bernard, vus du pont de Sully

Durante las noches de verano (junio-agosto) el Quai Saint-Bernard, que goza de preciosas vistas sobre el Sena, se convierte en una improvisada pista de baile, cuando al atardecer, decenas de bailarines se reúnen de forma espontánea en el Jardín Tino Rossi, justo debajo del Institut du Monde Arabe.

 

flecha / arrow

Seguro que también te gustan…

Sin comentarios.

Deja un comentario