Ecoturismo Viajes

Sierra de Altomira: Turismo responsable a un paso de Madrid

25 diciembre, 2017

Una escapada rural por La Sierra de Altomira (Guadalajara), nos muestra la importancia de conservar el entorno y de apostar por prácticas sostenibles para minimizar el impacto del hombre en el paisaje: Desde la regulación y/o prohibición del turismo cinegético o de caza en zonas protegidas hasta la elección de un alojamiento bioclimático, totalmente sostenible, que apueste por las energías renovables.

Enclavada entre campos de cereales, meandros, ríos, encinas, robles y chopos que adornan los serpenteantes barrancos del sur de La Alcarria, se encuentra la Sierra de Altomira, uno de los mejores ejemplos de cómo el turismo responsable puede ayudar a sostener la economía de una comarca históricamente artesanal y agraria, y que ha sido duramente intervenida por el hombre con la construcción de algunas de las mayores obras hidráulicas del país, pero que indudablemente ha sabido conservar sus valores paisajísticos y naturales, hasta el punto de maravillar a algunos de los autores más prolíficos de la literatura española, como Camilo José Cela, que en su Viaje a la Alcarria, retrata de manera magistral el embrujo de estas tierras con su caminar de pueblo en pueblo, viviendo curiosos encuentros y sorprendentes anécdotas.

mirador alcarria

La Sierra de Altomira – que se extiende por las provincias de Guadalajara y Cuenca – cuenta con un ecosistema singular, pues se trata de un espacio que marca el límite entre las áreas ibérica y levantina en el que crecen varias especies endémicas. Por ello, ha sido catalogada como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) dentro de la red ecológica europea Natura 2000. Paradojas de la vida, los enormes embalses de Entrepeñas y Buendía que se construyeron en los años 50 sobre el Tajo y el Guadiela respectivamente, se han convertido en lugares de reposo y cría para miles de aves, entre las que se encuentran poblaciones de aguilucho lagunero, alimoche, búho real o garza imperial.

En nuestro peculiar recorrido por la serranía, nos detenemos en Albalate de Zorita (Guadalajara) situada en la falda oeste de la sierra de Altomira, una de las villas más interesantes, tanto por su patrimonio histórico (con su Iglesia Parroquial de San Andrés, del s. XV-XVI, la Ermita de Cubillas, de estilo románico tardío o las cercanas ruinas de Recópolis, ciudad visigoda mandada construir por el rey Leovigildo en el año 578), como por sus valores paisajísticos. Sin embargo, este pueblo de origen musulmán, por el que pasaba una vía romana procedente de Segóbriga (Cuenca) hasta el Tajo, todavía guarda más sorpresas:

cuevas bioclimaticas las nubes

Cuevas bioclimáticas

Un precioso mirador escondido al que se accede desde un desvío frente a la iglesia parroquial, donde se ubica el Hotel Spa Rural Las Nubes, que además de estar abastecido por energías limpias – geotermia, spa alimentado por calderas de biomasa, placas solares, reciclaje de aguas grises-, ofrece un alojamiento de máximo confort (vistas y jacuzzi en todas las habitaciones, suelos de cerámica rústica, espacios de diseño, piscina, WI-FI) pero sostenible, con elementos tan característicos como sus doce cuevas bioclimáticas que además de su integración única en el paisaje y la tradicional y romántica chimenea, ofrecen una regulación térmica natural debido a su ubicación y a los materiales disponibles en el entorno, logrando una optimización del flujo de aire, de manera que es posible mantener una temperatura interior estable durante todos los meses del año, con la consiguiente reducción del consumo de energía. Descubre la nueva web y vive una experiencia auténtica y relajante a la vez que respetas el medio ambiente en un entorno único y muy cerca de Madrid.

Además, el hotel ofrece (sin ningún coste adicional) actividades de turismo activo por la zona, como tiro con arco, paseos en bicicleta o rutas de senderismo. Su ubicación privilegiada junto al río Tajo lo hace ideal para montar a caballo, navegar en piragua, realizar rutas por los embalses (como la ya famosa Ruta de las Caras) y en definitiva, disfrutar de la naturaleza en estado puro en uno de los rincones con más siglos de historia de Castilla-La Mancha y que mejor ha sabido conservar y concienciar acerca de su riqueza cultural, patrimonial y ecológica con el paso del tiempo, pese a los peligros que durante años han amenazado con destruir este ecosistema: Planes urbanísticos, grandes instalaciones hidráulicas y eólicas, incendios forestales, construcción de tendidos, explotación de canteras, trasvase Tajo-Segura, proliferación de cotos de caza…

Ahora tenemos la oportunidad de seguir cuidando el entorno mientras exploramos rincones tan cautivadores como La Alcarria, mediante la realización de actividades respetuosas con el medioambiente, que contribuyen al desarrollo local de la comarca y con el apoyo de alojamientos preocupados por conseguir la mayor eficiencia energética con una gestión sostenible de los recursos, como el hotel que te recomendamos para pasar unos días diferentes en un ambiente rural único sin renunciar a todas las comodidades pero con la tranquilidad de optar por un modelo de turismo responsable, tan necesario para el futuro de un sector que hasta hace poco, ha estado tan descontrolado en cuanto a políticas medioambientales se refiere. 

Hotel Spa Rural Las Nubes
Camino de Cabanillas, s/n (19117, Albalate de Zorita) Guadalajara
Teléfono: 902 78 77 40 – 626 047 863

 

Seguro que también te gustan…

Sin comentarios.

Deja un comentario